Alerta Amazon: su estrategia de vender productos con sus marcas, está arrasando.

Casi un cuarto de siglo después de haber fundado Amazon y tras haber adquirido una fenomenal información sobre sus satisfechos clientes, decidieron lanzar productos con sus marcas propias.

Amazon creó su primera marca propia en 2007, a la que llamó Pinzon Line y que centró en textil del dormitorio y de baño. Desde entonces, Amazon ya ha lanzado otras 125 marcas y casi 6.900 productos, según TJI Research. Su colección de marcas hoy abarca casi todas las categorías conocidas, aunque el 80% de sus productos se centra en el mundo del textil, moda, zapatos y complementos (categorías donde ha encontrado el mayor margen y el acceso más fácil).

Desde la marca Presto! para productos de hogar, hasta Mama Bear, para vender cualquier cosa relacionada con productos de para niños. Accede a un lista de productos de marca propia de Amazon aquí.

Como marca predominante esta con 900 productos “Amazon Basics”: productos de alta rotación y precios bajos. Los productos con mayores ventas son Kindle y Alexa, ambos líderes en sus categorías y fruto de una buena inversión en desarrollo tecnológico.

Tras unos primeros pasos que le han servido de experimentación, Amazon está acelerando su estrategia de venta de sus propias marcas. Prueba de ello es que ha introducido cerca de 100 marcas nuevas en los últimos 18 meses, según un estudio de Gartner L2.

Aunque Amazon es muy poco transparente con sus cifras y no hay datos de la venta de sus marcas, según los analistas de SunTrust Robinson, las ventas de marcas propias de Amazon alcanzarán los 7.5 mil millones de dólares en 2018, y para el 2022, se espera que alcancen los 25 mil millones. De aproximadamente un 5% de sus ventas hoy a un 20% en el 2022.

Tras haber descubierto esta fenomenal posibilidad de extender su dominio, Amazon experimenta constantemente con sus productos, probando de manera constante qué prefieren sus clientes Prime. Por ejemplo, el programa “Amazon Vine” invita a los clientes seleccionados a escribir reseñas de artículos nuevos y lanzados previamente. Amazon cobra una tarifa a los fabricantes por participar de esta información, pero fundamentalmente se beneficia de ella para sus propios productos. Cabe destacar que Amazon Basics tiene una calificación de 4.28 sobre 5 y más de un millón de comentarios.

Rivet, Stone & Beam, Amazon Elements, Presto, Happy Belly, Peak Velocity y Goodthreads son otras marcas suyas con calificaciones superior a cuatro. Sus marcas, además de tener como mínimo 400 revisiones por parte de sus clientes, habitualmente son más baratas que las de los competidores.

Como posiblemente conoceréis, Amazon distingue a productos y proveedores en función de su profesionalidad y nivel de ventas. Calificativos en la descripción del producto como “Mejor Vendedor” o “Selección de Amazon” son fruto de un selección imparcial y solo basada en datos y opiniones. Dicho esto, Amazon ya está consiguiendo ambas en la mayoría de sus productos. En aquellos casos donde no lo están consiguiendo, o retiran el producto o aumentan los anuncios y banners pagados por Amazon.

Obviamente esta evolución de las ventas, lanzamiento de productos e inversión publicitaria, está poniendo a Amazon en conflicto con sus proveedores. Dado que Amazon es el motor de búsqueda para compras más potente de la red, tiene en su poder el mayor número de datos sobre clientes y consumo del mercado. Por tanto, Amazon puede determinar fácilmente el tamaño de la categoría, la demanda y su rentabilidad. Además, también dispone de información sobre lo que los clientes buscan y no encuentran: expectativas de consumo futuro.

Amazon dispone de la mayor capacidad de análisis de Big Data de todo nuestro sector. Ya no es una cuestión de un comprador o analista leyendo lo que los clientes dicen, sino computadoras bajo el “Machine Learning” que reciben todo tipo de datos (ventas, márgenes, clientes, opiniones, etc.) y en función de su aprendizaje previo, recomiendan soluciones a la compañía.

Como vemos Amazon presenta una ventaja contra la que resulta muy difícil competir: el que más información tiene y el que mejor es capaz de procesarla suele resultar vencedor en la guerra del retail. Con estos mimbres, hasta yo sería capaz de liderar las ventas de una categoría.

Os dejo con un video chulo sobre el tema:

Por | 2018-10-17T17:51:07+00:00 octubre 17th, 2018|Blog, Tendencias de Mercado|Sin comentarios
Llamar